lunes, 7 de enero de 2008

BUHONERAS DE LA NOCHE / PARTE 2


¿Quién soy?

Desde chiquita me dijeron que era bella. Yo no lo creía porque mi mamá, que es una gorda española campesina, era igualita a mi y luego a los 33 se escoñetó el cuerpo con una maraña de várices y un hedor a mierda que no la deja nunca. Ahora tengo como 31, pero siempre digo que tengo menos porque la cara de puta maquillada que cargo hace que me vea joven y lozana.

Me casé con un tipo de real, musculoso y con cara de presentador de E Enterteinment. Siendo su esposa, tuve que complacerle sus más oscuros fetiches sexuales, como usar chayotas durante el coito o dejarle que me penetrara por un sobaco. Y como me lo cojí bien, él me montó un negocito con una revistucha de esas intensas que manejé por 4 años.

En el fantoche éste metí a trabajar a todos mis amigos mariguaneros y perdedores que se la tiran de escritores, periodistas, articulistas, cineastas y comemierdas. Ojo, yo hacía los editoriales y siempre que podía me hacía una foto espectacular pelando ese culo o el pellizco de tetas que me quedan luego de tanta chupada vampiresca en tiempos de Cirkus Bar.

Pero como todo cambia; me divorcié, y por eso nunca hice más la revista. Siempre he tenido roce con la movida nocturna caraqueña, ya sea pelando el diente en cuanto revistica de rumba existe o en los 1000 proyectos que pululan por ahí. Soy muy amiga de todos los músicos de esta ciudad; casi todos me han sacudido las nalgas luego de que se pasan al filo a mis amigas. Coño, cómo me suda esa totona por un franchute... Como soy maluca, me encanta calentarle el coroto a media humanidad, pero si me dan una calaíta de monte mientras me ponen Soda, la regalo de inmediato.

¿Quiénes somos?
Somos Las Buhoneras de la Noche. Estudiamos en Sao Paulo, Berlín y Cincinnati. Somos tan bitches y ultra fabulosas, que nuestra mercancía cuesta más porque no cobramos la bolsa y damos un besito ‘e ñapa. Parecemos artesanas, pero no... ¡somos BUHONERAS!

Intermedio (ad lib)

Es hora de reprogramarse la vida. Por eso, al bajar por el ascensor del edificio, párense frente al espejo y piensen que esa persona que ven nunca ha visitado el pueblito de Macuro del Estado Sucre... ¡¡¡Venezuela es el mejor secreto guardado del Caribe!!!

Aguacatico Spósito

1 comentario:

sergiomarquez dijo...

Putones verbeneros de mierda... Una belleza de pieza, totally "under rated". Crack y sexo anal pa'todas estas perras, que plagan la intensidad noctulna de esta mierda de pozo séptico que llama y que caracas.