martes, 4 de septiembre de 2007

ROCKERO HASTA QUE TE MUERAS


Rockero nace chiquito. No se hace en el camino. No me jodas.
Rockero no baila merengue ni se ríe de cualquier guevonada
Un verdadero rockero le echa vinagre al arroz y que jode salsa Inglesa al bistec.
Rockero arrecho se monta en carrito por puesto y no da los buenos días. Jódanse mamaguevos.
La percha me queda del coñoe’madre. Esa camisa de cuadros sucios. Las botas militares que representan que no comes coba, que no andas con mariqueras en la vida y de paso te cagas en el alma de la gallega del piso 1 que siempre dijo que eras un drogadicto: -Y tú, vieja puta mal parida, campesina apestosa. Ojalá y te mueras de las várices que se pintan en esos jamonsotes de piernas.
Rockero sabe de qué coño de año es aquel concierto o dónde carajo se hizo tal disco. Escalante lo ha hecho bien. Felicitaciones viejo coñoepepa. Esa música es tuya, maldita sea. Lo sabes: es tuya y nadie te la va a quitar. Los que no entiendan el peo que se vayan a comer mierda. Fuera, basuras perdidas.
Rockero lleva esas greñas hechas mierda. Aunque parezcas un taxista ecuatoriano. Párate derecho y lanza la blasfemia a donde te de la puta gana. Eres un mojón, sí, pero fuera de la poceta: libre para ser libre y escupirle las heridas a ese judío fashion que alzó las manos para condenar a todo un planeta.
Rockero mancha su pared con pegoste de teipe que te acercan los dioses del Rock a tus ojos, a la esperanza de que el maldito mundo cambie para mejor y tú puedas salir a la calle sin que te llamen marico. Marico es el grandísimo coñoe’tu madre, maldita plasta de mierda. Un insulto más y crearás la máquina del tiempo sólo para regresar y quemarle la vagina a su madre a fin de que no lo vomite en el mundo.
Rockero, vete con el diablo porque los buenos te dañan. Las mayorías falsas e ignorantes te aplastarán. Aquí está Jim Morrison, un sujeto que se encargará de enseñarte a vivir la locura: una verdadera y sincera vida que se disfruta rompiendo las lámparas de tu casa y cortándote con sus vidrios.
Rockero: cógete a tu prima. Ella está rica y gusta de chuparte el pene escuchando El Lado Oscuro de la Luna. Pues penétrala con gusto. Nadie prohibe que sientas.
Rockero: ve corriendo y compra discos; huélelos, apréndetelos, investiga, indaga, proclama, jura y mastúrbate por un buen concierto. Un coñazo de ruido que te hace feliz. Y que los demás se sigan jodiendo. Por siempre.
Rockero: vive como quieras aunque sea imitando las mañas de un inglés drogadicto que toque guitarra.
Rockero:
Jode
Caga
Ama
Destruye
Y sobretodo, escucha Rock hasta que te mueras.

AGUACATICO, EL HIJO COTICEÑO DE DIO

5 comentarios:

joaquin dijo...

broder,

que hermoso manifiesto!!!

me ¨"anotome"!!!

www.joaquinortegscripts.blogspot.com

sergiomarquez dijo...

¡Judas is rising! ¡Y que viva el puto punk también, nojoa!

Anónimo dijo...

calo medina ina ina, calo medina

Anónimo dijo...

Que bueno esta jajaja pero mejor esta la fotico del gordito evangelico q comento jajajajajajajaja. Coño falto hablar de los peru-rockeros q es una raza q se ve mucho en la actualidad caminando por las calles, son una mezcla entre cotorros y Brus Dikinson. Esta especie no para de oir metallica y nunca se quita la camisa de Maiden con mucha calavera. Ya estoy abusando esto parece un blog mio jajaja. Manuel

Amílcar dijo...

No vale, me voy a tatuar este manifesto en el pecho y también en la espalda. Que viva el rock.