martes, 24 de abril de 2007

CARTA DE EL LIBERTADOR DE COTIZA A SU NEGRA HIPOLITA















Caracas, 23 de Agosto de 1995


Señora Hipólita del Carmen Simancas Suadero

Estima e Ilustrísima negra:
He recibido con el mayor gusto, que es de imaginarse, la de Vd. el 11 de éste, porque en ella me participa Vd. el peo que se ha formado por mi renuncia a la vida licenciosa y moral. ¿Qué podía preguntaros, ni qué podría deciros que os interesase?... Siempre el mismo tren de vida!...

Sepa Vd. que he gozado una bola con sus enseñanzas, aún así Vd. me jodiera la vida desde carajito, desde que era un cagapatio, obligándome a comer los pellejos de la carne insulsa y guisada que tanto disgustaban mi maricón paladar, acostumbrado a vergas finas de la San Honoré. Y ni imaginar las veces que no me quería bañar (porque no me salía del forro del culo hacerlo), y tu sola y negra presencia me oprimía a hacer lo contrario. ¡Feliz Mortal yo era!... ¡Coño, Negra!... ¡Mi Negra Tomasa!... tanto que me diste para comprar chupi-chupi en Los Caobos; tantas veces que me llevaste a vender el San en Petare; tantas veces que me arreché cuando te piropeaban los obreros de la Wrangler, al tú menearles el culo en la cara. Ese culo. Ese culo negrote y cachetón, cual hoyo negro sideral, que alguna vez vi dentro de tus percudidas faldas, y sin que te dieras cuenta, buceé con divino tormento, porque estabas babeada viéndole el pecho desnudo a Bardina.

Coño negra, no preocupéis que todo irá muy presto. Los tristes recuerdos que tengo cuando me caías a coñazos son mis más crueles enemigos. Pero vos, hija impoluta de la Nueva Granada, me has garantizado el amor eterno Durcaliano pese a los golpes que todavía agobian mis flácidas e infelices nalgas de blanco de orilla e playa.

Sólo te pido una vaina: si mi tía Raquel te mandó a joder es porque tú te la quisiste joder primero. En palabras más depingas: la ofensa que se cierne sobre Vd., nació de la opresiva mirada con que absorta en otros menesteres, distanciaron tus preciosas manos de la faena encomendada: lavar y planchar.

Dios y el Diablo en la Tierra del Sol
Aguacatico, Libertador de Cotiza

P.O.: Mosca con una vaina

2 comentarios:

joaquinortegascripts dijo...

Es una belleza!!!

recuerda que la misión que enseña a mentir es la Negra Hipócrita!!!

jejejejejejej

salut!!!

joaquinortegascripts dijo...

la ternura hecha pasta Ronco!!!

préstame tu negra pa´ ir pa Choroní!!!