miércoles, 1 de agosto de 2007

YO HAGO UN LLAMADO:


A todas las autoridades sanitarias de este maldito rancho nacional, para que unamos esfuerzos verdad, en contra de la hediondez de los malditos motorizados que pululan como moscas salvajes los contornos volubles y siniestros del asfalto cotidiano.

Es que no conformes con que con su lengua mocha, viperina y babeante de anís Cartujo le digan a uno “Licenciado” o “Dotor”, estas porquerías humanas, negras e ignorantes, se dedican a ese degenerado empleo como que a propósito. Ellos han llegado al planeta a quejarse de su miseria, su falta de estudios a punta de que te cales a un Jéirson de existencia sublimada ante las colas infernales de los bancos.

Por eso este llamado de vital importancia: no más al vaho incorrecto de sus cuerpos danzantes: ya basta del tufillo no galante y férreo de sus chemises de Don Regalón; no más, no más incómodos aires de pupú y sudor pernicioso del guantecito mohoso agarra- carpeta. ¡FUERA, FUERA!, ¡no más lentes amarillos, plateados! ¡NO LE SIGAN ECHANDO MÁS MIERDA A ESTE TOBO!

Yeah Yeah Yeah
Lic. Aguacatico Dávila
UCV-2003

2 comentarios:

Bel dijo...

Jajajajajajajajajajajajajax10000000000000000000!!!!!!!!! Son unas raticassss jajajajajajax1000000000!!!!

Anónimo dijo...

Totalmente cierto jajajajaja q se pudran esas mierdas Manuel